Amarga soledad
Seis balas en mi revolver